Test Motivación

¿De qué depende la motivación? ¿Por qué algunas personas consiguen mantenerse en un elevado nivel de implicación en todo tipo de circunstancias y, en cambio otras no lo logran?

Nuestra motivación depende de varios factores:

  • Nivel de autoestima
  • Amor por el esfuerzo
  • Valor concedido al éxito
  • Búsqueda voluntaria del triunfo
  • Grado de ansiedad

Instrucciones: Descubre tu nivel de motivación, lee cada afirmación y marca Si ( si es verdadera) o No ( si es falsa).

¿De qué depende la motivación? ¿Por qué algunas personas consiguen mantenerse en un elevado nivel de implicación en todo tipo de circunstancias y, en cambio otras no lo logran?

Nuestra motivación depende de varios factores:

• Nivel de autoestima
• Amor por el esfuerzo
• Valor concedido al éxito
• Búsqueda voluntaria del triunfo
• Grado de ansiedad

Instrucciones: Descubre tu nivel de motivación, marca las afirmaciones con la cuales te sientas más identificado.

Los fracasos me permiten progresar; no suelo cometer dos veces el mismo error.

 
 

Por las mañanas suelo estar de buen humor, aunque no haya dormido bien.

 
 

Considero que, con tiempo y con un poco de buena voluntad, la mayoría de las cosas pueden arreglarse o mejorarse.

 
 

He renunciado a ciertas cosas que me proporcionaban placer (café, tabaco, alcohol, azúcares) por considerarla nocivas para la salud.

 
 

Tengo una visión clara de mis prioridades a corto, mediano y largo plazo.

 
 

Cuando tengo un problema con un compañero o cliente, lo hablo con él inmediatamente, en vez de dejarlo pasar.

 
 

No pierdo el interés por un proyecto, aunque no se lleve a cabo como me habría gustado.

 
 

Considero que mi éxito se debe más a mi capacidad y a mis esfuerzos que a la suerte.

 
 

Tengo un proyecto profesional para los próximos 4 o 5 años, o más y, me siento optimista al respecto.

 
 

Considero que la mayoría de la gente me aprecia y, que me tendrían en mayor estima si me conocieran mejor.

 
 

En la oficina, suelo protestar aunque nadie me lo pide.

 
 

Los cambios en mi entorno, circunstancias, responsabilidades no me estresan, sino que me estimulan.

 
 

Casi nunca pierdo nada; celular, llaves, recibos, lentes…

 
 

Confío en mis amigos.

 
 

Cuando tengo que decirle a alguien algo que creo desagradable prefiero hacerlo en persona.

 
 

Amo mi trabajo, me siento orgulloso de lo que hago.

 
 

Confío en mi equipo.

 
 

En cuando tomo una decisión, me aferro a ella y no pierdo el tiempo preguntándome si es la correcta.

 
 

Cuando alguien consigue algo beneficioso para la empresa o lugar donde trabajo, me alego.

 
 

Por lo general, no tengo la impresión de que me falte tiempo.

 
 

No miento (casi nunca) sobre las demoras.

 
 

Acepto bastante bien las críticas, aunque piense que no están bien fundadas.

 
 

Considero que, incluso en las situaciones más forzadas, siempre existe alguna posibilidad de elegir.

 
 

Siempre llego puntual a mis citas.

 
 

Pocas veces me limito a dejar las cosas como están; siempre intento mejorar los procesos y las relaciones.

 
 

No me considero demasiado fuerte; conozco mis límites.

 
 

Cuando me equivoco, no intento buscar una excusa.

 
 

Me molesta que alguien de mi equipo se equivoque, pero no soy rencoroso.

 
 

Estoy de acuerdo con esta afirmación “No hace falta confiar para emprender, ni tener éxito para perseverar.”

 

 
 

No me cuesta decir que no.

 
 

Animo a mis colaboradores a ser más autónomos.

 
 

Si lo considero necesario, puedo pasarme la noche entera o el fin de semana trabajando.

 
 

Estoy atento a todo aquello que pueda influir en mi trabajo (cambios políticos, económicos, sociales, tendencias).

 
 

Me anticipo bastante bien; siempre tengo un plan de reserva.

 
 

En caso de dificultad u oposición, suelo reafirmarme en vez de renunciar.

 
 

Cuando tengo que hacer algo desagradable, intento hacerlo pronto y no lo pospongo.

 
 

Cuando pienso en el futuro, soy bastante optimista.

 
 

Para romper con la rutina, de vez en cuando acepto proyectos innovadores o desafiantes.

 
 

Detesto tener la impresión de que me limito a reaccionar a los acontecimientos.

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Recientes

Encuestas

Con los años he aprendido que...

View Results

Cargando ... Cargando ...