Enemigos de la pareja

La vida en pareja empieza con una elección adecuada que incluya similitudes en pensamientos, ideales, emociones, intenciones y significado del amor.

La atracción física nos indica al posible [email protected] pero es la convivencia diaria donde se confirma o descarta a la persona como compañ[email protected]

Existen actitudes y acciones que ponen el peligro la sobrevivencia y construcción de la pareja, pues causan conflictos constantes.

Enumero los más relevantes para tomarse en consideración para evitar su implante permanente en la vida en pareja.

Enojo

Un enojón es como un niño berrinchudo grandote, si las cosas no le salen bien, cómo desea o se imaginó se enoja.

La pareja se confunde con dicho comportamiento y puede tomar tres posturas.

1 ) Intenta contentar al enojón pidiendo una disculpa, ofreciendo regalos, provocando la risa, distrayendo su atención, pues piensa que es él/la causante del descontento. La relación deja de ser gratificante para aquel que no se enoja.

2 ) Soporta los enojos por amor, pero con un precio de desilusión, pues a cada enojo el amor va disminuyendo.

3) Se convierte en el cuidador del enojo, atender lo que dice, hace y piensa para no despertar al monstruo. Teme a su pareja y sus reacciones desmedidas que incomodan a la gente que las presencia. En dicha postura la relación se desbalancea, la relación es de dictador- súbdito.

El enojo constante aleja a la pareja, infunde miedo, desbalance y destrucción en el tiempo. Como dice el dicho “el que se enoja pierde.”

Chismes

A la gente le encanta criticar e inventar chismes, los cuales no necesariamente son ciertos. En este punto es indispensable la confianza para poder sobrevivir a las malas lenguas. Antes de juzgar a tu pareja, toma el tiempo para preguntar antes de condenar.

Recordemos que las personas son inocentes de primera instancia hasta que no se compruebe lo contrario.

Castigos

 Existen algunas personas que consideran necesario castigar a la pareja cuando presenta un comportamiento o actitud que consideran inadecuada.

Como si la pareja fuera un niño al cual están educando.

Los castigos versan desde silencios prolongados aunados a la indiferencia total los cuales perduran en algunos casos días e incluso semanas. La pareja retira el habla y finge no ver al otro, se vuelven invisibles, aún cuando cohabitan en la misma casa.

Se cree que con dicha postura la pareja pensará “merezco este castigo, ahora me portaré bien y haré lo que mi pareja quiera.”

No he conocido pareja alguna que salga fortalecida y amándose al término del castigo silencioso. Muy al contrario el resentimiento queda y se instala en el alma.

Otros castigos incluyen descalificar al cónyuge frente a otras personas, dejá[email protected] en ridículo, portarse [email protected], dormir en otra habitación, tomar a los hijos como aliados, acusar con la familia política y evidencia el comportamiento en el trabajo.

Todos los castigos desintegran a la pareja, el amor sale por la ventana y llegará a un punto de no retorno, en el cual uno partirá o buscará otra persona más [email protected]

¡Cuidado!

Arregla los desacuerdos hablando y negociando.

Dice el dicho “hablando se entiende la gente.”

 Comparaciones

 En el momento que empezamos a valorar más otras relaciones y descalificamos la nuestra tenemos un gran problema. Las comparaciones negativas son como una enfermedad terminal, se expanden y no tienen fin.

Agradece y valora tu relación de pareja, siempre hay terreno de mejora, pero no se logra comparando negativamente, sino brindando sugerencias positivas.

 Ama a tu pareja en el día a día con acciones, sentimientos y pensamientos de bienestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Recientes

Encuestas

Con los años he aprendido que...

View Results

Cargando ... Cargando ...